Se ha producido un error en este gadget.

2011-02-16

La puerta a la desesperación

Estaba cansada, casi agotada, y el camino que todavía me quedaba por recorrer parecía muy largo para mis escasas fuerzas... Estaba haciendo el camio de Santiago, para llegar a la catedral. En el camino se me agotó la comida y como he dicho antes, estaba casi agotada. Mas adelante, según mi mapa, había un bar y por supuesto queria llegar a aquel bar. Lo malo es que estaba a unos 12km andando y se me agotaban las bebidas. "Eso me pasa por ser cabezona" me decía constantemente a la cabeza y es que si no hubiera sido tan cabezona, iría en compañia y no sola. Ya no había vuelta atrás. Debía continuar, apenas sin energia, pero debía continuar; sino no llegaría a mi destino. Unos pasos mas y ... Llegue al punto donde me idicaba el mapa, pero ahí no había nada. Ya estaba desesperada, las gotas de sudor me resbalaban por las mejillas.¡NO! gritaba con desesperación, ¡no puede ser! Y desperté en el autobús que había cogido para empezar mi aventura. Pero claro, al haver tenido aquella pesadilla ¿cómo iba a tener el valor de continuar?

1 comentario: