Se ha producido un error en este gadget.

2011-05-26

VIGILANCIA EN EL USO DE INTERNET

A mi me parece muy bien lo de vigilar a los niños cuando estén en Internet, pero esa vigilancia debe llevarse a cabo con sensatez. Quiero decir que los padres deben tener en cuenta que los niños ahora tienen más conocimientos sobre los ordenadores y que tienen que dejarles un cierto margen de libertad y darles confianza. Al fin y al cabo, en la confianza mutua reside la responsabilidad.

¿Cómo va a sentirse un niño al que se está vigilando permanentemente? ¿Qué puede pensar una persona, aunque sea de corta edad, a la que se está observando de forma continua lo que hace o deja de hacer delante de un ordenador? Si los padres están todo el día pendientes de los niños pues seguramente se agobiaran.

Pondré un ejemplo para que se entienda mejor lo que quiero decir. A la gente de nuestra edad, adolescentes y preadolescentes, nos gusta mucho utilizar las redes sociales para comunicarnos con nuestras amistades. En esas conversaciones, generalmente, no siempre, expresamos cosas de forma ligera y a nuestra manera, no pretendemos ni hacer trabajos nio escribir discursos, son nuestras cosas. Pero si nuestros padres estuvieran leyéndolas, simplemente, no podríamos escribirlas. Y para eso necesitamos privacidad, lo mismo que nosotros no leemos las cartas ni los correos que son para nuestros padres.

Para finalizar, me gustaría decirles a los padres que si no están satisfechos, si tienen alguna sospecha, si creen que navegamos por lugares dudosos o inseguros, que hablen con nosotros, que participen más en nuestras actividades y que aprendan a confiar en sus hijos, lo mismo que nosotros confiamos en ellos, que para eso son nuestros padres… y les queremos.

2011-05-12

Alfombraren azpian

Bi aste igaro eta gero berriro gertatu zen, alfonbraren azpian zerbait zegoen. Ez dakit zer izango zen, baina beti dena hankaz gora usten zuen. Momentu batean, poliki poliki... harrapatu nuen! Sagutxo bat zen, sagutxo txiki bat eta hain txikia zenez, gazta zatitxo bat eman nion. Gero ideia bat izan nuen, nire maskota izatea! Kaiola batean sartu nuen eta janaria eman nion. Hurrengo egunean desagertu egin zen edo hobeto esanda, ihes egin zuen!! Nola? inork ez daki. Hori uste nuen, baina ordu bat pasa eta gero... Aaaaaa!!! Entzun zen. Garrasiari jarraitu eta nire bizilagunaren atera iritsi nintzen, atea ireki eta nire bizilagunak garrasi egin zuen: - Laguntza!! Arratoi bat!!- nire bizilaguna aulki batean igota zegoen, hau farregurea sartu zitzaidan! Sagutxoa hartu nuen eta nire bizilagunak eskerrak eman zizkidan.