Se ha producido un error en este gadget.

2010-10-07

Mi lápiz y yo

En el estuche se encontraban una multitud de rotuladores,bolígrafos y otros objetos diversos. Perdido entre todos ellos se hallaba un viejo, pequeño y gastado lápiz. Ese lápiz era muy especial para mi, siempre me había dado buena suerte. Era el mas preciado para mi. Un día nos dijo la profesora: -Examen sorpresa! Todo el mundo se quedó sorprendido."Ahora, precisamente ahora" murmuraban mis compañeros. Pero yo sabía que no tenía de qué preocuparme, mi lápiz y yo formabamos un gran equipo. Rebusqué en mi estuche, pero no encontraba mi preciado lápiz. Desesperada cogí prestado un lápiz nuevo y fantástico. En cuanto terminé entregue el examen y fui a casa con la escusa de que me encontraba con un terrible dolor de cabeza. Llegué a casa y me puse a llorar como una magdalena. No encontraba mi preciado lápiz. De repente oí unas voces: - Tranquila, estoy aquí! - Pero, pero, quién eres tú? - Soy tu lápiz, lo qué pasa es que si me usas siempre, me gastaré, y no podrás escribir más.- me dijo el lápiz- Podemos llegar a un acuerdo- le dije- bueno, esta bien