Se ha producido un error en este gadget.

2011-01-20

Un día inolvidable

Hacía calor. Salí de casa y subí a lo alto de la montaña. La noche era muy oscura. De pronto, una pequeña luz surcó fugazmente el espacio, y luego otra y muchas más.
Parecían fuegos artificiales...! Pero eran cometas !
Me parecío ver que se cayó una estrella cerca de donde me encontra- ba, asi que me acerqúe para averiguarlo. De repente, me encontré una estrellita. Con mucho cuidado tendí la mano para coger la estrella y me alce al cielo por lo tanto, en un abrir y cerrar de ojos estaba volando. Toda la ciudad estaba iluminada de luces ¡Esta maravillada! Luego me dejó apoyada justo donde estaba, en lo alto de la montaña. Y de repente empezó a hablar: - Sé que te ha gustado, pero ¡debo regrear! ¡Adios! - Adios- y con lagrimas en la cara me espedí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario